CON LOS PIES EN EL SUELO

En este post dedicado exclusivamente a los pies te contamos la importancia que tienen en tu día a día.

Los pies son una parte muy importante de tu cuerpo ya que sin ellos no podemos caminar, practicar deporte o bailar, pero es la más descuidada y solo nos acordamos de ellos cuando nos duelen, por lo que visitar al podólogo es algo necesario para poder mantener unos pies sanos y sin patologías.

Los pies están íntimamente relacionados con las rodillas, caderas o espalda por eso en algunas ocasiones un problema en el pie se refleja en alguna de estas partes del cuerpo y al revés.

Entre las patologías que trata un podólogo se encuentran las callosidades, durezas, uñas encarnadas, papilomas, infecciones de la piel y de las uñas, deformidades como pie plano, pie cavo o dolencias como fascitis plantar o tendinitis muscular, en resumen, el podólogo te ayudara en el tratamiento y prevención de cualquier afección a nivel óseo, muscular o dérmico.

La atención y tratamiento por parte de un podólogo abarca desde la edad infantil hasta la edad adulta, atendiendo a cualquier adulto o niño sea cual sea su edad.
Observe el desarrollo y crecimiento del pie del niño, la forma de pisar y si corre camina, gira, sube y baja con normalidad. Si se tropieza continuamente o se cae con regularidad acuda a su podólogo.
Una parte importante de la vigilancia y prevención está en el pie diabético, ya que pueden sufrir graves complicaciones si no llevan una atención y cuidados diarios.
También tiene importancia el papel del podólogo en el mundo deportivo, tanto en el deporte de interior como en el de exterior puesto que en los últimos años ha habido un incremento de la práctica deportiva al aire libre y esto ha aumentado el número de lesiones, por lo que acudir habitualmente al podólogo contribuirá a una mejora de los resultados y rendimiento deportivo. Además, puede ayudarte a estudiar tu manera de
correr mediante un análisis de la pisada y así poder evitar una futura lesión.

En cuanto al calzado a veces y sin saberlo, no llevamos calzado adecuado y esto provoca deformidades o afecciones que se desarrollan en un futuro y que nos daremos cuenta cuando ya sea demasiado tarde o ya hayamos creado una deformidad. El podólogo te aconsejara sobre el tipo de zapatilla o zapato dependiendo de la actividad que realices, ya sea: caminar, practicar un deporte, trabajar, etc.

Si cuando tenemos un problema en la boca, el oído, en el ojo, o en el corazón, acudimos a profesionales, ¿por qué no hacer lo mismo cuando tenemos un problema en los pies? Desconfía de los consejos que puedan darte un comercial de una firma deportiva o los dependientes de una tienda de productos deportivos o cualquier otra recomendación que no sea por parte de un profesional de la salud.

Algunas recomendaciones:
– Examine sus pies regularmente, aunque no le duelan para ver si hay cambios en las uñas o en la piel ya que son indicativos de que algo no está bien.
– El dolor de pies no es algo normal, acuda a su podólogo para que pueda hacer una revisión con el fin de encontrar alguna anomalía.
-Visite a su podólogo al menos una vez al año. No espere a tener una lesión.

-Lávese los pies a diario y séquelos bien, especialmente entre los dedos.
-Evite andar descalzo, sus pies están más expuestos a lesiones e infecciones.
-Utilice un par de zapatos y alterne su uso. Deséchelos si están deformados odesgastados.
-Seleccione tipo de calzado en función de la actividad que va a realizar (andar, trabajar, deporte, etc.)
-Evite tacón alto y zapato estrecho.

Víctor Manuel Cózar García

Técnico deportivo y Podólogo en Santagadea sport Dehesa Boyal